CRISTIAN DEL CASTILLO GÁLVEZ Nº 7 1º BACH -C-

 

ECONOMÍA

 

  • Producto Interior Bruto

    482.800.000.000 dólares estadounidenses

    (1994)

    Principales productos económicos

    Agricultura

  • Cebada, trigo, remolacha azucarera, hortalizas, cítricos, vino y aceite de oliva

  • Pesca

  • Atún, sardinas, mejillones, calamares, pulpo

  • Minería

  • Carbón, lignito, mineral de hierro, pirita, cinc, mercurio, bauxita, estaño

  • Industria

  • Vehículos a motor, construcción naval, productos químicos, acero, textiles, calzado

  • Población ocupada (por sectores)

  •  
  • 61,5% Comercio y servicios

    29,4% Industria

    9,1% Agricultura, silvicultura y pesca

  • Principales exportaciones

    Vehículos a motor, maquinaria, frutas y hortalizas, hierro, textiles

    Principales importaciones

    Combustibles minerales productos petrolíferos, maquinaria, equipamiento eléctrico, vehículos, productos químicos y alimenticios

    Principales socios comerciales

    Francia, Alemania, Italia, Reino Unido, Estados Unidos, Portugal

    Moneda

    Peseta

    --------------------------------

  • LA RENTA AGRARIA

    La renta agraria subió un 4,2% con respecto al año pasado, por el aumento de las producciones y la reducción de activos.

    Los precios tuvieron un comportamiento dispar, ya que en un principio cayeron los precios del vacuno, el olivar y el viñedo, y subieron los del sector porcino y la avicultura.

    La producción final ascendió a 4,43 billones de pesetas.

    En volumen se ha producido un incremento del 1,7%, y destacan las buenas cosechas en viñedo y en cereales.

    En ese mismo periodo los precios sufren una subida media del 1,6%.

    Sobresale la caída del 4,4% en las producciones agrícolas, y la subida en un 22% del porcino y de un 37% en la avicultura, frente a la caída media de un 2% en vacuno.

    En los consumos internos agrícolas destaca un incremento del 5,2%, debido sin duda a una subida de los lubricantes y la energía, sobretodo del gasóleo, pasando de 1,99 billones de pesetas.

    El conjunto de los consumos internos pasara de 1,93 billones a 1,99 donde destacan 760.000 millones en piensos.

     

     

    El PAIS 25 FEBRERO DE 2001.

    CRISTIAN DEL CASTILLO GÁLVEZ Nº 7 1º BACH -C-

    ----------------------

    PROTECCIÓN DESEMPLEADOS

    Las centrales sindicales quieren que se aumente el pago por desempleo, basado en el incremento del fondo de reserva de la seguridad social, que aunque no fue creado con ese fin es posible.

    Todo esto es posible pero para ello sería necesario que se revisaran ya que actualmente, no pocas que se consideran legales no son mas que prejubilaciones encubiertas.

    En mi opinión esto si sería posible pero estoy de acuerdo en las condiciones que se ponen para su posible puesta en práctica pues no es justo que unos se aprovechen de estos , mientras que otros que de veras lo necesitan no lo obtengan.

    España ES EL PAIS EUROPEO CON MAS TEMPORALIDAD

    España es el país europeo con mas temporalidad de Europa, situada en un 32,2%, pese a que en el último año se redujo en un punto.

    Entre 1995 y 1999 la temporalidad creció en casi todos los países, entre los que cabe destacar a Alemania con un 13,1%.

    Uno de los empleos que se considera uno de los que abarca mayor número de contratos temporales es el de promotor, que se infla en Navidades sobretodo.

    Este puesto es aceptado sobretodo por estudiantes en vacaciones y por trabajadores con una reducida disposición de horarios, ya que suele ser a tiempo parcial.

    El salario oscila entre 800 y 1200 pesetas la hora, pero la retribución anual es casi imposible de averiguar pues la duración de la contratación es de menos de un mes.

    ----------------------------------------------------------- 

    EL CRAC DEL 29

    El libro de Great Crash 1929, fue publicado por primera vez en 1955 y desde entonces y desde entonces ha permanecido ininterrumpidamente a la venta durante mas de 40 años, pero hay una razón por la que no se retira del mercado, y es que cada vez que la obra iba a ser retirada, un nuevo episodio especulativo surgía, y esto estimulaba el interés por la historia de aquel gran caso.

    El crac de 1929 se dio en un ambiente de paz y bienestar para los EE.UU. Durante esta época los mas ricos se enriquecían mucho mas deprisa que los pobres dejaban de serlo. La situación de la agricultura era muy precaria, por lo menos desde la crisis de 1920-1921 que redujo fuertemente los productos agrícolas, y dejo en cambio los costes altos.

    Los negocios eran prósperos y permitían ganancias que se incrementaban rápidamente, marchaban tan bien que no podían durar mucho.

    El auge de florida fue el primer indicio del verdadero estado de ánimo de los años veinte, y a partir de ese día todo seguiría muy bien, hasta la inevitable caída de la bolsa.

    El primer año del mandato del presidente Herbert Clark Hoover se vio marcado por un suceso que hizo tambalearse los cimientos económicos del país: el hundimiento del mercado de valores ocurrido en 1929. Durante el periodo de expansión económica en esa misma década, muchos ciudadanos y empresas invirtieron sus ahorros y beneficios en sectores especulativos.

    Los precios de las acciones alcanzaron su mayor nivel durante los primeros seis meses del mandato de Hoover.

    En este periodo, los particulares invirtieron miles de millones de dólares en el mercado bursátil, obteniendo el dinero para tales inversiones gracias a préstamos bancarios, la hipoteca de sus casas y la venta de obligaciones del Estado.

    En octubre de 1929 la fiebre compradora se había agotado y dio paso a otra fiebre, en este caso vendedora. Los precios se hundieron y miles de personas perdieron todo lo que habían invertido, lo que supuso, en muchos casos, su completa ruina financiera.

    El día 24 fue el primer día de pánico financiero, en economía, crisis determinada por un estado de alarma, en círculos financieros y comerciales, que conduce a una drástica y repentina caída de los precios de las acciones, con restricción del crédito, y una caída de los precios de los bienes y de las propiedades. Un pánico financiero suele precipitar una ola de quiebras en los negocios y puede estar seguido de un periodo de recesión a lo largo de un ciclo económico. Los pánicos financieros suelen ser provocados por una expansión injustificada de los préstamos bancarios y de los créditos comerciales, por una especulación generalizada o por políticas fiscales inadecuadas. Sin embargo, la recesión económica se puede evitar con una rápida reacción que permita restablecer la confianza. El día 24 se vendieron 12.894.650 de acciones, y muchas de ellas a unos precios que destrozaron los sueños y esperanzas de quienes las habían poseído.

    Un rasgo común a todas estas crisis anteriores fue una vez habían tenido lugar, concluían. Había una razonable sensibilidad para reconocer a lo peor como tal. El rasgo mas singular de la catástrofe de 1929 fue que lo peor empeoraba continuamente.

    En los círculos bursátiles se extendió con fuerza el sentimiento con fuerza el sentimiento de que una primera medida para restaurar el coraje y la esperanza podía consistir en mandar a paseo los negocios por una temporada.

    Durante varios días, en efecto, este sentimiento había ganado fuerza.

    Su justificación se basaba en la simple causa de que muchos inversores y ejecutivos llevaban incluso 2 días sin dormir en su casa.

    Algunas de las consecuencias mas significativas, y destacables son las siguientes:

    Muchos especuladores se arrojaban desde sus oficinas en lo alto de aquellos enormes rascacielos, mientras los peatones caminaban intentando disimular y conservar su dignidad, entre los cadáveres.

    La ola de suicidios que se dio en 1929, forma parte también de la leyenda negra de 1929. Con anterioridad a 1929 la tasa de suicidios había venido aumentando gradualmente, y alcanzo su máxima en 1930, 1931 y 1932.

    Otra de las consecuencias fue el aumento del numero de estafas, ya que para un economista la estafa, es el mas interesante de los crímenes.

    Aproximadamente una semana después del crac de 1929 los informes sobre empleados delincuentes fueron el pan nuestro de cada día, y desde luego fueron mucho mas corrientes que los suicidios.

    El crac redujo a cenizas la fortuna de muchos cientos de miles de norteamericanos. Entre las personas de categoría la reputación fue el activo que más sufrió los estragos del derrumbe. Su fama de cordura, previsión y, desgraciadamente también de honradez sufrio una atroz merma.

    El hundimiento de la Bolsa precedió a una depresión económica que no sólo afectó a Estados Unidos, sino que a comienzos de la década de 1930 adquirió dimensiones mundiales.

    Se cerraron fábricas, el paro se incrementó de forma constante, los bancos se hundieron y la inflación subió de forma incesante.

    Entre las medidas adoptadas se incluyeron la realización de obras públicas, la modificación de las normas del sistema de la Reserva Federal para facilitar que los hombres de negocios y los granjeros obtuvieran créditos, y la creación de la Corporación Financiera para la Reconstrucción con la finalidad de conceder préstamos de urgencia a las industrias, a las compañías ferroviarias, a las compañías de seguro y a los bancos.

    No obstante, la depresión económica empeoró aún más, de tal modo que en 1932 cientos de bancos habían quebrado, cientos de empresas y de fábricas habían cerrado y más de diez millones de trabajadores estaban sin empleo. La campaña presidencial de 1932 estuvo marcada por la crisis económica. Los demócratas, liderados por Franklin Delano Roosevelt, obtuvieron una victoria abrumadora.

    El autor de este libro Galbraith, John Kenneth (1908- ), economista estadounidense nacido en Ontario, Canadá. Se educó en las universidades de Toronto y California, y enseñó economía desde 1934 hasta 1942, primero en la Universidad de Harvard y después en la de Princeton.

    Trabajó en el Comité Asesor de la Defensa Nacional, en la Oficina de Administración de Precios y en otros organismos federales de Estados Unidos.

    De 1943 a 1948 fue miembro del consejo editor de la revista Fortune.

    En 1949 volvió a Harvard como catedrático de Economía. De 1961 a 1963 gozó de excedencia de Harvard y fue embajador de Estados Unidos en la India.

    Escritor lúcido y prolífico de economía, Galbraith escribió El capitalismo americano (1951), un análisis del equilibrio del poder económico entre las principales empresas estadounidenses, y La sociedad opulenta (1958), en el que mantenía que Estados Unidos había alcanzado una etapa en su desarrollo económico que debiera permitir dirigir sus recursos más hacia la provisión de mejores servicios públicos y menos hacia la producción de bienes de consumo. Entre sus muchos libros publicados destacan:

    En mi opinión el crac del 29 nos puede enseñar mucho sobre como evitar otra crisis de estas características, ya que este suceso puede llegar a repetirse en cualquier momento, de hecho, cada bajada repentina que hace que cierre aunque solo sea un sola empresa, es ya aunque en menor medida, una vuelta a aquella crisis, y como ya dije en un principio es esto lo que hace que por cada pequeña crisis volvamos la vista hacia el crac de 1929.