En el Colegio Azcona reina una gran expectación. Para comprender que es lo que sucede, debemos remontarnos al momento de su fundación, en el año 1976. Recién iniciada la transición democrática en España, un grupo de profesores con experiencia y gran ilusión deciden abrir un colegio con un ideario laico pero con intención de aplicar métodos nuevos y alternativos. Se plantearon en ese momento qué forma de empresa les interesaría más. Tras asesorarse convenientemente, fundan "Colegio Azcona, S.C.", pues dado que en un principio no disponen de mucho capital inicial y desean evitarse trámites e impuestos les parece la forma social más adecuada. En ese momento, los socios son tres: Tere, Félix y Marisa y el Azcona inicia su andadura impartiendo solamente clases del nuevo Bachillerato (BUP) previsto en la Ley de 1970. El capital aportado fue de 500.000 pesetas, totalmente desembolsadas y los socios decidieron inscribir la sociedad en el RM.

 

Con el tiempo, el proyecto va consolidándose, se contrata más profesorado, familiares de los socios se incorporan a trabajar como docentes (es el caso de Alfredo, hermano de Félix) y miembros del personal no docente, que han llevado a sus hijos al colegio forman parte ya de la historia del mismo, teniendo un aprecio especial por parte de todos (como es el caso de la conserje, Rocío, que lleva desde el principio en el colegio y que ha tenido matriculados a sus dos hijos, Valle, que ya terminó sus estudios y Lolo, aún estudiante del mismo.). Además, alguno de sus exalumnos (caso de Luismi, estudiante de Historia) está realizando labores de apoyo al profesorado. Actualmente, el Azcona es un colegio que tiene concierto educativo con la Comunidad de Madrid e imparte todos los niveles de la Enseñanza Obligatoria previstos en la LOGSE y los dos cursos de Bachillerato en sus modalidades de Ciencias de la Naturaleza y Ciencias Sociales.

 

Los socios iniciales consideran que, dadas las circustancias actuales, la forma social de la empresa no es la más adecuada. Desean que las personas que han demostrado su valía y vinculación al colegio se incorporen como socios además de trabajar en el mismo. Piensan además que el funcionamiento del colegio puede ser incluso mejor que el actual, porque el sentirse propietarios puede hacer que los profesores y otros trabajadores socios se impliquen más en el buen funcionamiento del centro.

 

En un principio, los posibles interesados en participar en esta nueva etapa del colegio son: los socios fundadores, Tere, Félix y Marisa; como profesores, Alfredo, Mónica, Nuria, Gustavo y Óscar; como miembros del personal no docente, Rocío y Luismi. La jornada laboral de todos ellos será la usual según convenio de 40 horas semanales y están dispuestos a ampliar el capital inicial hasta 30.000 €.

 

a) ¿Qué tipo de sociedad era el colegio cuando se fundó? Señala el inconveniente principal de este tipo de sociedad. Los socios cumplimentan un trámite que, en principio no es necesario ¿cuál?

b) En el momento actual, hay dos posibilidades para la forma jurídica de la empresa "Colegio Azcona". Suponiendo que una de ellas es una sociedad laboral, señala la característica fundamental de la misma, de qué clase podrá ser y cuantos trabajadores a jornada completa podrá contratar, sabiendo que además de los socios, Jose desempeña labores de conserjería y no va a ser socia. ¿Qué nombre le pondrán a la empresa?

c) Explica (dí las características más importantes) cuál es la otra posibilidad que tiene el Azcona, citando las diferencias más importantes con la sociedad laboral y las ventajas que presenta.

d) EXTRA: ¿Se casará Alfredo con Nuria? ¿Volverá Sara con Luismi? ¿Se incorporará Quimi a la plantilla del colegio como encargado de mantenimiento? ¿Se jubilará Félix cuando Luismi acabe la carrera para dejarle el puesto?