DIEGO CLEMENTE MARÍN

 

ARAGÓN Y LA NUEVA UNIÓN EUROPEA

 

La ampliación de la UE puede suponer para Aragón sacrificios y problemas.

Resumen

La ampliación de la Unión Europea supone para Aragón asumir solidariamente una serie de obligaciones y afrontar diversos retos. Pero esta solidaridad no quita que tengamos que hacer una evaluación de las consecuencias y peligros que supone la ampliación para la economía aragonesa lo que, al menos inicialmente, no permite dibujar un panorama positivo y optimista.

De la decisión de ampliación el mayor beneficio para las economías española y aragonesa sea el fortalecimiento de las europeas, potenciando su desarrollo y dejando de constituir España y Aragón el deterioro de la evolución de las tasas de crecimiento de las economías europeas. No obstante, se deberán asumir las consecuencias de determinadas ventajas.

La distribución de los fondos europeos genera el primer problema para Aragón. Se supone que los nuevos países que se incorporan van a convertirse en receptores de parte importante de fondos, especialmente para financiar infraestructuras de las que carecen. Esto lógicamente supondrá que Aragón reciba menos fondos. En la Comunidad Aragonesa el 44% de la renta agraria lo constituyen las subvenciones. De lo que se deduce que las repercusiones para Aragón pueden ser negativas, más aún teniendo en cuenta los movimientos en sentido liberalizador del sector agrario propuestos por los países menos favorecidos que entienden que los apoyos a la agricultura de los países desarrollados anula sus ventajas competitivas en el sector.

Así mismo, influirá negativamente la competencia de la producción de los países que se incorporan, especialmente en el sector industrial. Los menores costes salariales de estos países los situarán en una posición más favorable de competitividad en precios que se podrá transformar en una mayor competitividad también en calidad, dada la intención expresada por Alemania de externalizar parte de su producción.

Esta externalización puede afectar al futuro de las inversiones extranjeras en el sector industrial aragonés, así como propiciar también que se marchen industrias aragonesas en busca de mayor competitividad, lo que privaría a nuestra región del valor añadido que suponen los salarios.

Otro aspecto importante negativo que inmigración cualificada procedente de dichos países, se frene al incrementarse la demanda de mano de obra cualificada en sus propios países.

En relación con el posible incremento de intercambios comerciales se parte de un saldo ya negativo para Aragón ya en su conjunto.

Por todo ello la asunción de obligaciones derivadas de nuestra condición de europeos puede suponer sacrificios y problemas para Aragón, que deben ser analizados en profundidad, adoptándose medidas para minimizarlos.

Fuente de origen: Heraldo de Aragón día 21-9-2003

 

 

Palabras de economía

Externalizar: Es cuando una empresa saca de su interior una parte, o un proceso productivo, o un determinado departamento para realizarlo por sí mismo en otro sitio o por otra empresa (por ejemplo fabricar cierto componente en otro país por ellos mismos o por otra entidad).

Costes salariales: Es el dinero que una empresa dedica al pago de sus empleados; tanto lo que se les da a ellos, como lo que hay que pagar a otras entidades por ellos (por ejemplo Seguridad Social, Hacienda, etc).

 

 

Opinión personal

En primer lugar, creo que la formación de la Unión Europea es buena y tiene buenos fines, porque el que haya libre comercio y una moneda única favorecerá la economía de sus integrantes.

En segundo lugar, pienso que la ampliación de la Unión Europea es también positiva, ya que cuantos más países la formen, más fuerte podrá llegar a ser su economía.

Estoy de acuerdo que en todo proceso, y más en éste que es muy complejo (por los diferentes países y economías que intervienen), hay aspectos positivos y negativos; si bien creo que habrá más positivos que negativos, aunque para nuestra Comunidad Autónoma los negativos pueden ser más importantes que en otras zonas que sean más ricas.

Debido a que se conocen los puntos negativos con antelación, las autoridades deberían intentar poner remedio antes de que éstos se produzcan.

Creo que para que una economía fuera buena, debería sostenerse por sí sola, sin subvenciones públicas. Y en el caso de Aragón se da justamente lo contrario, ya que nos apoyamos demasiado en las ayudas externas.

Sería importante que se facilitase el establecimiento de nuevas empresas y el mantenimiento de las actuales para que no emigren al exterior o externalicen parte de sus procesos; tal como hacen otras Comunidades Autónomas españolas.

Para terminar pienso que la falta de mano de obra no llegará a ser un problema, debido a que, por desgracia, de lo que no carece el mundo es de mano de obra.