EL IPC NO DAÑÓ LA EXPORTACIÓN.

JESÚS GRIMAL FERRER

   El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, aseguró que la cuota de mercado de las exportaciones no ha disminuido como consecuencia del incremento del diferencial de precios de la Unión Europea que, al final del 2002, se situó en 1.8 puntos. El diferencial respecto a la zona euro se sitúa en 1.7 puntos.

El Banco de España señaló que el mantenimiento de crecimientos de precios y costes más elevados que en otros países, da la Unión Monetaria y la apreciación del tipo del euro han debido restar impulso a las ventas al exterior. Destacó que el abaratamiento de los precios relativos del exterior ha contribuido al mayor incremento de las importaciones.

En el Ministerio de Ciencia y Tecnología se afirma que las exportaciones de la industria han perdido el 4% de competitividad desde 1995 frente ala zona euro por la evolución de los precios industriales.

En el pleno del senado, Montoro citó factores que han afectado a la inflación como el shock petrolífero del año 2000-2001, la depreciación del euro y las crisis alimentarías, a lo que se unió el año pasado la subida de los impuestos indirecto y el redondeo al alza del euro. Montoro insistió en que los precios se moderarán en el 2003, de modo que el IPC interanual bajara el 3% en la primavera.

Para combatir la subida de los precios el Gobierno se ha concentrado en las reformas estructurales para aumentar la liberalización y en el mantenimiento de una política presupuestaria neutral.

El ministro confirmó que el cierre definitivo de las cuentas públicas de la administración central en el 2002 arrojo un superávit el 0.2% del PIB.

El gobierno estima que las administraciones territoriales arrojaron un déficit del 0.4% del PIB con lo que el déficit conjunto sería del 0.2%.

En mi opinión me parece bien que haya diversidad de opiniones entre el ministro Montoro y el Banco de España. Además, el gobierno nos dice que los salarios han subido equitativamente con los precios, y mi conclusión, los salarios no han subido lo suficiente como para amortizar la subida de precios, aunque el gobierno se niega a aceptarlo. La diferencia de opiniones en cuanto al superávit y el déficit marca claramente los intereses de cada uno.

 

EL PERIÓDICO DE ARAGÓN, 13 DE FEBRERO DE 2003